0 Compartido 301 Visitas

Claves para la integración de un ecommerce con ERP y CRM

Las ventas online ya venían experimentando un incremento vertiginoso desde hace tiempo, pero las circunstancias tan especiales de los últimos meses las han disparado. Y eso es una excusa inmejorable para que cualquier comercio tradicional se adapte a los nuevos hábitos de los consumidores. Pero también lo es para que, si ya diriges un ecommerce, des un paso más en la mejora de la gestión y las relaciones con los clientes.

Son estas dos cuestiones las que pueden significar el éxito o el fracaso de un ecommerce, y no importa si es de nueva creación o lleva tiempo en funcionamiento. Precisamente, integrar un ERP y CRM en la gestión es una de las herramientas más eficaces que tienes a tu alcance para optimizar procesos, agilizar trámites y mejorar la comunicación con clientes y proveedores.

De una forma muy simple, un ERP es un sistema de gestión de recursos empresariales. Permite optimizar tareas administrativas o mejorar la logística, entre otros aspectos. Mientras, el CRM sería la herramienta para gestionar las relaciones con los clientes. Por tanto, integrar un software con estas características en la plataforma de ecommerce supone un mayor nivel de eficiencia en la gestión a todos los niveles del negocio.

¿Por qué la integración es tan importante?

Piénsalo un momento. Con el ecommerce en plena expansión, quedarse rezagado es el primer paso hacia el desastre. Se necesita agilidad en los envíos y devoluciones, capacidad de respuesta y de actuación, análisis constante para evitar errores, etc. Y son aspectos en los que las plataformas tradicionales de comercio online no siempre ofrecen buenas respuestas.

Cuando el ecommerce no está integrado con un ERP Y CRM, hay procesos que no queda más remedio que hacer a la ‘antigua usanza’, es decir, de forma manual: introducir productos y pedidos, controlar el stock, hacer albaranes o facturas, etc. Todas estas gestiones llevan tiempo, mucho tiempo. Y no solo eso, sino que la posibilidad de error es evidente.

Pero las dificultades se multiplican cuando de lo que se trata es de gestionar a la vez un ecommece y una tienda física. Entonces es fácil que aparezcan duplicidades y errores y que puedan producirse confusiones en los stocks o en el momento de hacer inventario. Son problemas que se evitan con facilidad con la integración de la tienda con un ERP-CRM.

Integración y eficiencia

Visto lo anterior una de las claves de la integración de un ecommerce con ERP y CRM está en la automatización de los procesos. Adiós a trámites repetitivos y engorrosos que consumen tiempo y recursos. Mejora la gestión, mejora la experiencia de los clientes y, por tanto, mejoran las ventas y los beneficios.

Otra clave muy importante es que gracias a este proceso se integran todas las bases de datos. Además, de la eficiencia que implica, este aspecto supone dos beneficios innegables: por un lado, que se mejor la coordinación entre todas las áreas del ecommerce; y por otro, que se dispone de información actualizada y contrastada de todos los procesos, lo que permite una mejor toma de decisiones.

Y un tercer aspecto esencial: cuando el ecommerce crece, toda su gestión se complica y se necesitan mecanismos eficaces para llevar a cabo una dirección adecuada. De poco sirve ofrecer los mejores productos si los clientes no acaban satisfechos por una mala atención o se cometen errores constantes en los distintos procesos. Un ERP-CRM será una herramienta indispensable que, además, puede crecer con tu tienda.

¿Es compleja la integración? No, pero nunca olvides que es importante que dejes el proceso en manos de profesionales con tanta amplia experiencia como los de Quois. Ten en cuenta que cada ecommerce es diferente, que tiene un volumen de negocio distinto, un área geográfica de actuación diferentes y unos objetivos propios. Por ello, el diseño y la integración del software se deben realizar pensando en estos aspectos.

Deja un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada.

Más de esta categoría